Alvarado peculado

Fernando Alvarado, exsecretario de Comunicación de la Presidencia de Ecuador, fue declarado inocente del delito de peculado que se investigaba en su contra hoy 12 de octubre de 2020.

Daniella Camacho e Iván León, jueces de la Corte Nacional de Justicia (CNJ) declararon la inexistencia del delito. Junto a Alvarado, fueron investigados el exsubsecretario de Comunicación, Pablo Yánez; el exfuncionario de la Secom, Galo Pachecho y el proveedor de esa entidad, Carlos Bravo, quienes también resultaron libres de cargos. Además, dispusieron el levantamiento de toda medida de carácter personal.

En su cuenta de Twitter, la Ficalía General del Estado anunció que “apelará el fallo del Tribunal Penal que declaró inexistente el delito de peculado».

La causa inició en agosto de 2019. En un operativo policial, a Alvarado lo trasladaron desde Manta a Quito, donde quedó con medidas cautelares. Esto implicaba el uso de un dispositivo electrónico y la salida del país.

Se fue del país

No obstante, luego de dos meses, el funcionario se retiró el aparato y se fugó del país. Se presume que estaría en Venezuela. Junto a su hermano, Vinicio, quien también podría estar en ese país, se los sentenció a ocho años de prisión por el caso Sobornos.

Alvarado supuestamente cometió supuestas irregularidades en la contratación de un camarógrafo, encargado de monitorear a medios opositores al gobierno de Rafael Correa y elaborar productos audiovisuales para las sabatinas de expresidente. El 3 de abril del 2020, los llamaron a juicio por «existir las suficientes evidencias para presumir que cometieron el delito».

La audiencia de juicio tuvo dos diferimientos: el primero, en enero y el segundo, en marzo que fue pospuesto por la pandemia.

Iván Saquicela, tercer miembro del Tribunal, no estuvo de acuerdo con los otros dos jueces en cuatro puntos y en un voto de minoría, señaló la existencia de la infracción del delito de peculado y “la responsabilidad de los procesados”.

La Fiscalía había pedido para Alvarado el máximo de la pena más la agravante de estar prófugo de la justicia. Para Pacheco y Bravo, pidió que les impongan el máximo de la pena sin la consideración de atenuantes; mientras que para Pablo Yánez, por tener cooperación eficaz, la Fiscalía pidió que se imponga la reducción de la pena del 80%, que se dicte para los otros coautores.