Implantes epilépticos

El hospital General del Norte de Guayaquil Los Ceibos coloca por primera vez implantes para reducir la frecuencia e intensidad de las convulsiones en pacientes epilépticos. Este servicio se realiza a través de los servicios de Neurología y Neurocirugía.

Se trata del estimulador de nervio vago denominado (VNS). Este se coloca quirúrgicamente por debajo de la piel (en el tórax). Con la ayuda de cables y/o alambres conductores (electrodos) se conecta a un nervio en la región lateral del cuello.

El responsable del servicio de Neurocirugía, Juan Carlos Solá, comentó que esta operación se realiza en aproximadamente una hora. Para ello, se hacen pequeñas incisiones de dos centímetros en el cuello y en un costado del pectoral del paciente, para poder colocar el generador de estímulo.

“La colocación del implante se efectúa bajo anestesia general. Como se trata de una cirugía mínimamente invasiva, el paciente permanece 24 horas en la unidad médica; posteriormente, es dado de alta. Luego, debe retornar a la casa de salud donde se le programa el neuroestimulador para que envíe al cerebro las señales eléctricas necesarias para el control de las crisis epilépticas”, expresó.

Mejora la calidad de vida

Mauricio, de 34 años, se puso el implante. Antes de la cirugía le daban de 10 a 12 crisis epilépticas mensuales.

Para la implantación del estimulador del nervio vago, el neurólogo Luis Yépez dijo que el paciente, con epilepsia refractaria o de difícil control, debe someterse a un programa de selección que abarca exámenes y una evaluación profesional multidisciplinaria: neurólogos, neurocirujanos, imagenólogos, psicólogos y psiquiatras.

“Después del proceso antes mencionado, los médicos determinarán si el paciente es apto o no para el procedimiento quirúrgico, el cual mejora considerablemente la calidad de su vida, reduce sus visitas a emergencia y consume menos medicamentos”, manifestó.

Al momento, 10 pacientes (entre niños y adultos) se han sometido a esta intervención quirúrgica. A nivel privado, este procedimiento puede alcanzar los 65.000 dólares. Esto incluye el dispositivo VNS, honorarios médicos, el uso de la sala de quirófano y estadía en hospitalización.