ATM

Las autoridades de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) de Guayaquil vigilan que los buses den el servicio a las personas con movilidad reducida. Esto luego de algunas quejas de ciudadanos en sillas de ruedas ante transportistas que les impedían el viaje en diferentes buses de la ciudad. Realizaron un recorrido por varias paradas del transporte público para concienciar a los conductores.

El Gerente General de la ATM, Andrés Roche, realizó un control en la avenida Francisco de Orellana, al norte de la ciudad. Verificó que las unidades de transporte público que cuentan con elevador electrohidráulico lleven a las personas de movilidad reducida.

“Pude ver que había ciertas unidades que estaban incumpliendo este servicio. Por eso es que hemos querido dar el mensaje a los transportistas, de que deben cumplir brindando el servicio”, expresó Roche. Él hizo el recorrido en compañía de miembros de las asociaciones Asopléjica.

De los 2.700 buses de transporte público que circulan en Guayaquil, 184 cuentan con elevadores hidráulicos para atender a este grupo vulnerable de la ciudad. La ATM espera poder aumentar esta herramienta en más unidades hasta el año 2021.

Roche señaló que los operativos se mantendrán y la sanción para los buses que no recojan a una persona con movilidad reducida, será el retiro de circulación. Asimismo, reiteró que se fortalecerán los controles para el respeto a los espacios de parqueo destinados para las personas con discapacidad y el no bloqueo a las rampas de acceso en las veredas.

“Ahora no solamente contamos con independencia, sino con autonomía”, señaló Betsabeth Pilaloa, presidenta de Asopléjica para agradecer el control que hizo la ATM. Ella además destacó el apoyo de la institución para que se respeten los parqueos prioritarios para quienes tienen sus vehículos.

INICIO

Deja una respuesta