exfiscal sentenciada

Las presuntas sumas de dinero que se entregaron están anotadas en un papel con tinta negra. En la diminuta hoja se lee: “300.000 Fiscalía remorfula”, “$250.000 juez acepta reformulación”. Esa es una de las pruebas en las que se basó el Tribunal de lo Penal de la Corte Provincial del Guayas para sentenciar a cinco años a la exfiscal Angélica Beltrán Vallejo, por asociación ilícita. Ella presuntamente tenía el rol de ayudar a narcos.  

Con ella, estaba también acusada por ese delito la exjueza Ana P.; el abogado Xavier N.; la abogada Johanna D.P; y cinco personas más, incluyendo los líderes de una organización narcodelictiva con nexos mexicanos. Sin embargo, los juristas implicados eran los abogados defensores de los narcos y fueron declarados inocentes por la Corte, “al no contar con pruebas contundentes”.

Dichas pruebas se refieren a la pericia de cotejamiento de la voz del abogado Xavier N, con el líder de la organización. También al parte del Departamento de Vigilancia Técnica Electrónica, donde la transcripción de llamadas telefónicas revelaron las transacciones y acuerdos con los juristas.

¿Pero cómo inició toda esta implicación?

Todo surgió en octubre de 2017, en Guatemala. En ese país, las autoridades interceptaron una avioneta con cocaína. Luego, en diciembre de ese año, en el cantón San Vicente, provincia de Manabí, la Unidad de Investigaciones Antinarcóticos (UIAN) detuvo a nueve personas que pretendían enviar 658 kilos de droga en una aeronave.

Los agentes frustraron el envío de droga en una avioneta. La aeronave iba a salir del aeropuerto Los Perales. Foto: Cortesía.

Ese operativo se realizó en el Aeropuerto “Los Perales”, ubicado en Bahía de Caráquez. En las investigaciones policiales, constan fotografías de los implicados reuniéndose previo al envío de la droga. También recorriendo la pista  e ingresando el camión con la mercancía ilícita.

Los implicados en el primer caso de tráfico de droga, fueron fotografiados recorriendo el aeropuerto Los Perales. Foto: Cortesía.

Ese caso, fue asignado a la fiscal Angélica Beltrán, que laboraba en el cantón San Vicente. Según las investigaciones, ella colaboró con la organización cambiando el delito penal investigado de Tráfico de drogas por producción de sustancias sujetas a fiscalización. Este cambio se realizaría usando a un testigo falso que rindió su versión en compañía de la abogada Johanna del P.

El testigo, asumió la culpa y testificó que supuestamente había sido contratado para transportar gasolina y que desconocía que el cargamento se trataba de bloques de droga. Él tenía cáncer y murió antes que finalice el proceso por el cual fue apresado.

Así, los implicados pasarían de una sentencia de 10 a 13 años, por una de siete a 10 años de privación de libertad. Así los sentenciados podrían acogerse a un proceso abreviado y salir a los tres años de cárcel.

Por este cambio, la fiscal supuestamente recibió $300.000. La jueza, iba a recibir $250.000 por aceptar el pedido de la Fiscalía.

El nexo entre narcos y fiscal

Pero ¿cómo llegaron los narcotraficantes con la fiscal? Todo sería, según las investigaciones, a través del abogado Xavier N., acusado en el caso pero declarado libre por el Tribunal de lo Penal.

Xavier N., junto a la exfiscal, la jueza, la abogada Johanna del P., y cuatro personas más, fue acusado por asociación ilícita. Las investigaciones lo relacionaron directamente con los líderes de esta organización, con quienes supuestamente se contactaba vía telefónica y explicaba cuál iba a ser el procedimiento legal a seguir durante el caso.

No obstante, durante el juicio por asociación ilícita, el Tribunal lo absolvió al “no existir prueba que demuestre plena participación en el delito que se lo acusa¨. Sin embargo, las investigaciones policiales dicen lo contrario.

En el expediente al que accedió El Reflector, consta el informe de cotejamiento de voz de Xavier N con número DCG191800030. Para esta pericia, se analizó conversaciones entre él y uno de los líderes de la organización, con los audios de la audiencia realizada en diciembre 2017, cuando Xavier participó como abogado de los implicados en el caso de la avioneta.  

El perito criminalístico determinó que las voces de los dos audios “pertenecen a la misma persona”.  

Además, constan las intercepciones telefónicas entre los traficantes, donde lo mencionan a él, a la fiscal colaborando en el caso y de que se va a ‘armar la estrategia para sacar a la gente’.

En el celular de uno de los implicados, se detallan los expedientes a los que accedían antes que se realice la audiencia. Foto: Cortesía.

Dilatación de juicio

El juicio por asociación ilícita fue uno de los procesos más dilatados. El alargamiento de las audiencias inició por el sorteo entre Cortes provinciles, pues el caso pasó de Manabí a Guayas dos veces, quedándose finalmente en Guayas.

Además, las audiencias preparatorias de juicio tuvieron retrasos por parte de los abogados de los implicados. Finalmente, el diciembre de 2019, inició el juicio que finalizó el 14 de julio de 2020, con la sentencia mencionada al inicio de este artículo.

Deja una respuesta