Los días fueron agotadores e interminables. Una ducha fría y el apoyo de su esposa e hijas fueron el impulso que el capitán Darío Espinosa, de la Unidad de Criminalística de la Policía del Ecuador, tuvo para poder resistir la ardua tarea encomendada: recoger cuerpos de personas fallecidas por posible COVID-19, en Guayaquil.

Por esa tarea, la Gobernación del Guayas entregó un diploma de reconocimiento a 200 agentes que recogieron cadáveres en Guayaquil, durante la crisis sanitaria. Darío fue uno de ellos.

El miedo ante un virus aún desconocido lo apoderaba por dentro. Por fuera, el hedor de cuerpos en descomposición intentaba invadir por los filtros de carbono de su mascarilla. Eran los primeros días de abril de 2020, y en la Perla del Pacífico registró un brote de fallecidos presuntamente por esta enfermedad.

Según datos del Registro Civil del Ecuador, entre marzo y abril de 2020, hubo 6.173 inscripciones de muertos en Guayaquil. Parte de esos cadáveres fueron recogidos por Espinosa.

Según el Registro Civil, durante marzo y abril se registraron 6.173 muertos en Guayaquil. Los cadáveres estaban en casas y la Policía inició la tarea de recoger los cuerpos. Foto: Cortesía Policía Nacional.

En esa fecha, el oficial contó a El Reflector que llegó hasta recoger 10 cuerpos por día. Los primeros cadáveres estaban en descomposición, ya sea en ataúdes o en colchones. La escena fue dura.

Al llegar a las viviendas, Espinosa junto a su equipo de trabajo tuvo que sacar los cuerpos de las cajas, verificar la identidad y colocarlo en fundas plásticas como dicta el protocolo de bioseguridad. Esto ante la vista de los familiares que veían como hombres vestidos de blanco se llevaban a su pariente hasta la última morada.

En los días críticos, Dario y su equipo recogieron hasta 10 cuerpos por día. Foto: Cortesía Policía Nacional.
En los días críticos, Dario y su equipo recogieron hasta 10 cuerpos por día. Foto: Cortesía Policía Nacional.

“Algunos cadáveres estaban en sus camas ya descompuestos. Otros ya embalados. Teníamos que retirar el plástico y corroborar la identidad”, dijo. Esa tarea la realizó protegido con un traje que superaba la sensación térmica de 30 grados centígrados y cubierto con una máscara especial con filtros de carbono que bloquea los gases putrefactos.

Durante ese tiempo, su esposa e hijas fueron su apoyo fundamental. Ellas prepararon un camino señalizado en la casa, el cual iba desde la puerta hasta la ducha. En el lapso de ese trayecto, no tomaba contacto con ellas. Se desinfectaba, se fumigaba, se duchaba y luego salía para poder verlas y pasar tiempo con ellas. Siempre con el miedo latente de transmitir el virus.

“A diferencia de otros compañeros, tuve la bendición de estar con mi familia y que sean mi apoyo para sobrellevar esta carga”.

Reconocimiento por parte de la Gobernación del Guayas

Casi tres meses después de esa experiencia, la Gobernación del Guayas agradeció la labor de los uniformados. Durante una ceremonia realizada este lunes 13 de julio de 2020, el Gobernador Pedro Duart, entregó un reconocimiento a 200 agentes.

El evento se realizó en el patio del Laboratorio de Criminalística y Ciencias Forenses de Guayaquil. Dario al igual que sus compañeros, vistieron chaleco reflectivo verde y mascarillas negras. Para él, el diploma significó una forma de reconfortar el espíritu. También una motivación para seguir desempeñando su trabajo.

Por su parte, el general Víctor Araus, jefe policial de la zona 8, recordó la presencial de la Policía durante la crisis sanitaria. También indicó que el servicio que prestaron los agentes marcó un hito en la historia del país.

Deja una respuesta