Médicos Guayaquil Quito

Los médicos que prestaron sus servicios en Guayaquil durante los primeros meses de la emergencia sanitaria están ahora como voluntarios en Quito. Son 21 profesionales de la salud los que apoyan a sus colegas en la capital, que registra el 18,12 % de los casos de COVID-19 en el Ecuador.


Trabajan durante 24 horas, los siete días de la semana, en el Centro de Atención Temporal COVID-19 de Quito. El grupo está conformado por un médico coordinador, un intensivista, un clínico, un emergenciólogo, siete médicos residentes, tres licenciadas de enfermería y siete auxiliares.

“Nunca me cansaré de decirlo: muchas gracias. Ellos fueron mis ángeles para que yo ahora esté bien”, comenta Concepción, una de las pacientes del centro. Ella estuvo grave y fue atendida por los galenos guayaquileños de la Dirección Municipal de Salud.


Hoy domingo 12 de julio de 2020, según el reporte 136 del Comité de Operaciones Emergentes (COE), la cifra de contagios subió a 10.673 en Pichincha. A nivel nacional hay 67.870 pacientes con el virus.


Es por esto que, luego de que los hospitales de Guayaquil bajaran su número de pacientes, los médicos viajaron a Quito para brindar su ayuda. El Centro de Atención Temporal atiende de 80 a 90 pacientes diarios.

“Nos hemos dado cuenta de que los pacientes se han recuperado y es gratificante, ya que nos demuestran que cada esfuerzo que hemos puesto aquí, ha valido la pena. Hemos aprendido y hemos ayudado”, comenta el médico Diego Garzón, quien antes de viajar a Quito, prestaba sus servicios en el Hospital Bicentenario de Guayaquil.

Seguridad


Los servidores de la salud de la urbe porteña usan equipos de protección, cubiertos de pies a cabeza, a fin de mantener las medidas de seguridad hospitalaria. Kevin Hidalgo es uno de los médicos de Guayaquil. Ya registra algunas experiencias gratificantes tras la asistencia brindada.


“Nos hemos encontrado con un panorama similar al de nuestra ciudad cuando se inició la pandemia. Ha sido muy difícil, pero también, los pacientes han mostrado mejoría y estamos felices de haber prestado la ayuda, porque eso nos motiva cada día a luchar contra esta enfermedad”, expresa.


El personal guayaquileño labora en turnos de 12 horas y aplica junto a los especialistas quiteños, los debidos protocolos como: recepción de pacientes con complejidad moderada a grave, correcto triaje y evaluación para el tratamiento.