Todo empezó por un mensaje. Marco (nombre protegido) fue contactado y estafado a través de chats, por una supuesta amiga. La mujer se comunicó con él por whatsapp. Luego de un tiempo de intercambio de mensajes, ella le pidió ayuda para retirar una maleta en el aeropuerto de Quito.

Posteriormente, Marco depositó $2.800 a una cuenta bancaria para el presunto trámite de aduanas y ayudar su amiga. Finalmente, la mujer desapareció. El hecho ocurrió en Quito a inicios de julio de 2020 y constituye uno de los últimos casos tratados por la Unidad de Investigación de Delitos Tecnológicos (UIDT), de la Policía.

El mayor Freddy Sarzosa, jefe nacional de la UIDT, señaló que esta es una de las modalidades que más usan los delincuentes para cometer estafas virtuales en el país. A esto se le suman casos relacionados a la pandemia y a ofertas laborales, en las que se aprovechan de la necesidad de los ciudadanos para pedir cantidades de dinero.

Sarzosa explicó que los delitos informáticos  o ciberdelitos van desde solicitar dinero, hasta el robo de datos, cuentas bancarias, pornografía infantil, intimidación, extorsión y alteraciones de plataformas o acceso a base de datos sin autorización. Durante el tiempo de emergencia sanitaria en el Ecuador, estos delitos habrían incrementado.

Según cifras de la UIDT, las estafas virtuales incrementaron en un 60 – 70%  en comparación con el 2019. También los casos de pornografía infantil aumentaron en un 30%. Sin embargo, muchos de estos casos no se han denunciado a través de la Fiscalía General debido a la pandemia y al desconocimiento.

¿Cómo se cometen estos delitos?

Sarzosa detalló que las organizaciones delictivas investigan todos los datos públicos de las personas principalmente en redes sociales. En el caso de Marco por ejemplo, los sospechosos identificaron y copiaron la forma de expresarse de la amiga de él para suplantar la identidad. También se contactaron con él a través del número telefónico registrado en su perfil social.

Otra de las formas de acceder a los datos es a través de links con ofertas engañosas. Muchos de estos vínculos, indicó Sarzosa, llevan a páginas no oficiales donde se piden datos personas, números, correos, los cuales son usados para robar información.

El robo de información, alertó el jefe policial, depende del poder, experticia y plataformas de los delincuentes. Por ejemplo, pueden generar vínculos con los cuales pueden acceder a la computadora, ver claves de cuentas bancarias, tarjetas de crédito, entre otros.

También pueden solicitar contraseñas de redes sociales y adueñarse del perfil y luego pedir dinero para devolver el dominio del mismo. Además robar fotografías y luego extorsionar para no difundir imágenes que puedan ser comprometedoras para la víctima.

¿Cómo evitar ser víctima de los delitos informáticos?

La UIDT se creó hace nueve años y cuenta con 22 agentes que operan a nivel nacional para resolver o prevenir este tipo de delitos. Ellos fueron capacitados por expertos nacionales y extranjeros, en esta materia y cuentan con cooperación internacional y de organismos como la Interpol, para la desarticulación de organizaciones trasnacionales.

Entre los consejos para evitar ser víctima de estafas virtuales, los uniformados recomiendan:

-No compartir mucha información personal en redes sociales.

-No compartir claves o contraseñas.

-Evitar tener un perfil muy público.

-No dar click en páginas no autorizadas o en ofertas poco creíbles.

-Verificar seguridades de páginas bancarias.

-Recurrir a fuentes oficiales y páginas autorizadas.

En caso de ser víctima de un ciberdelito, pueden contactarse al correo: dnpj.uidt@policia.gob.ec También a los teléfonos: 02 254777, 0960599802

Foto: Diseñada por rawpixel.com/Freepik

La UIDT habilitó líneas para atender a víctimas de estafas virtuales. Foto: Cortesía Policía Nacional.

Deja una respuesta